¿Cómo hacer que te escuchen?

¿Cómo hacer que te escuchen?

¿Cómo hacer que te escuchen?

By Carla Pérez-Galicia @carlapgvida

¿Sientes que la gente que amas no escucha lo que necesitas? ¿Cuánta energía gastas repitiendo cientos de veces lo que tu corazón quiere y el mundo no se detiene para darse cuenta de tus necesidades?

¿Cómo salir de la frustración de no ser escuchada para garantizar que tu voz alcance la vibración que necesita para sentirte parte importante en tu propia vida y en la de los demás?

¿Cómo hacer que cada una de tus palabras tenga el peso energético que necesita para que todos puedan verte, sentir la fuerza de tu presencia y desear co-crear magia contigo?

1.       Aprende a escuchar con claridad tu “sí” y tu “no”:

Cuando estás en coherencia con lo que verdaderamente quieres, se construye la base energética que da peso a tus palabras y abre la posibilidad de impactar al mundo que te rodea. Pero si vives diciendo que sí cuando en realidad tu alma dice no, será muy difícil ser vista, ser escuchada e impactar en tu mundo. Será casi imposible habitar tu energía magnética y poderosa y probablemente no estarás manifestando con certeza la vida que realmente deseas.

¿Cómo lo logras?

Te comparto una técnica para reconocer si tus decisiones son las que están en tu corazón o no. Es una de las técnicas que usamos en mis sesiones de coaching para definir cuál es el camino verdadero de cada persona y ayudarlas a empoderarse:

Conéctate con tu Sacro, Útero, Dantian, Uddhyana bandha, Segundo chakra o como quieras llamarle (2 dedos abajo de tu ombligo) y haz 3 respiraciones lentas y profundas. Pide a alguien que te haga preguntas específicas que requieran una respuesta de SÍ o NO y sin hablar solo emite los sonidos espontáneos que vengan a ti.

Por ejemplo: ¿Es verdadero ir ahora a esta cena?  Si tu cuerpo se siente expandido y tu sacro emite un sonido de placer la respuesta es sí, pero si tu cuerpo se contrae y tu sacro emite un sonido de estrés, lo mejor es que te quedes en casa y muy amorosamente le digas a la persona que no la acompañaras.

El ejemplo de la cena es muy sencillo, pero puedes usar la misma técnica para resolver preguntas más complejas como: ¿el lugar en donde vivo me hace brillar? ¿la relación en la que estoy me ayuda a ser la mejor versión de mí?  ¿me gusta mi trabajo?

2.        Aprende a escuchar a los demás:

Evidentemente ésta no es una práctica que hayamos aprendido, más bien en la escuela fuimos entrenados para estar en silencio, quietos, forzados a recibir información que no resuena con lo que somos ni con lo que anhelamos. Fuimos entrenados para complacer al maestro, a la familia, a la sociedad y a los amigos y adivinar qué es lo que quieren en lugar de escucharlos con el corazón y actuar en consecuencia.

¿Cómo lo logras?

Comenzamos a escuchar realmente cuando nos encontramos en un ambiente de pausa y de consentimiento mutuo en el que no hay juicio y la magia comienza a fluir.

De acuerdo con Otto Shcharmer existen 4 niveles de escucha que hay que aprender a reconocer para evolucionar nuestro nivel de comunicación y de impacto en lo que nos rodea:

a)    Escucha de descarga de información: Es cuando escucho lo que el otro dice y automáticamente voy haciendo un juicio de valor basado en mis propias creencias, haciendo que lo que “escucho” sea solo una proyección de mí mismo.

b)    Escucha Factual: Cuando puedo reconocer las diferencias de opinión del otro y recibir lo que no esperaba con una mente abierta. Ésta es la fuente de la innovación.

c)    Escucha empática: Cuando soy capaz de escuchar con toda mi presencia y el corazón abierto desde la compasión. Aquí se genera una conexión energética con el otro.

d)    Escucha generativa: Es la capacidad de dejar ir el “yo” para conectar con las infinitas posibilidades que emergen y que nos acercan a nuestro máximo potencial, a la parte que está llena de posibilidades en donde se abren los canales energéticos  para co- crear y fluir con todos y con todo, de dar espacio desde la confianza para recibir y compartir  todas las bendiciones de habitar todo nuestro potencial y empoderar todo el potencial del otro.

Obsérvate cada día para reconocer el momento en el que cambias tu nivel de escucha, el momento en el que dices “sí” cuando realmente es no y el momento en el que tus creencias limitantes y tus acuerdos de lealtad viejos te impiden desplegar tus alas mágicas y tu poder magnético para tener todo lo que deseas y es correcto para ti.

Carla Pérez-Galicia

Compartir

Compartir Post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos Posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.