El mejor regalo para tus hijos

El mejor regalo para tus hijos

El mejor regalo para tus hijos

Regina Padilla

El Niño Dios, Santa Claus, los Reyes Magos, los abuelos, los padrinos y los tíos consentidos se encargan de dar a cada niño un regalo (o varios) muy especial por lo ¨bueno¨ que ha sido. En la clase media alta y alta mexicana, cada niño recibe en promedio entre 6 y 8 regalos durante esta época. En mis recuerdos de niña sin duda era la mejor temporada del año, las comidas navideñas y cada celebración estaba cargada de una tremenda ilusión.

Hoy en día, me encuentro que para cada niño es muy difícil hacer una carta a Santa Claus, ¡la oferta de regalos es enorme! Y a veces la ilusión por un juguete es muy fugaz, los video juegos, el iPad y los juegos del celular de pronto roban esa atención que anteriormente se tardaba mucho en desaparecer.

En numerosas ocasiones he escuchado niños dentro de una juguetería o un centro comercial quejarse de que ¨no encuentran nada¨ y mi pregunta interna inmediatamente tiene que ver con los ojos que buscan algo entre miles de opciones, ¡pero hay tantas, que es mas fácil bloquearlas y decidir que no hay nada para escoger!

¿Los niños hoy en día reciben demasiados regalos? Es una pregunta que me hago como mamá y como terapeuta. ¿Cuánto tiempo logran los niños mantenerse interesados y motivados en un solo juego o juguete? El exceso de regalos sobreestimula a los niños, les hace perder la atención y la emoción o mejor dicho compulsión de romper envolturas termina cuando los juguetes están abiertos y el niño pregunta ¿esto es todo? Pareciera que el juego termina ahí.

¡Son niños!, es tan corta la infancia que hay que echarlos a perder mientras se pueda dicen algunos abuelos!, Así creamos un perfil de niños tiranos y exigentes, que en cuanto ven un regalo desean otro o cuando no es lo que esperaban exigen más.

El punto no es frenar esta ola de consumismo que nos inunda hoy en día, si no, darle a nuestros hijos el sentido verdadero de un juego o un juguete y este es: ser jugado. Y ¿cómo lo hacemos? solamente jugando con ellos, la función del juego en el niño tiene como fin conocer, explorar y tocar el mundo; favorece el desarrollo, social, cognitivo y emocional. Los juguetes por ende son el vehículo para lograr esto, sin embargo, la importancia del juego no radica ahí, sino en la interacción entre el niño, el juguete y todo aquel que intervenga en el juego. A partir de los dos años, el juego se vuelve cooperativo y social, los niños comprenden reglas y disfrutan de la compañía de algún otro niño o adulto.

Algunos juguetes favorecen este tipo de interacciones, por esto es importante poder escoger juguetes adecuados a las diferentes edades de los niños.

Jugar solo no es malo, sin embargo cuando vemos que los niños sacan y sacan juguetes y no concluyen ninguna actividad es una llamada de atención para sentarte a jugar con tu hijo y reenseñarle el objetivo de conectar con lo que está haciendo y frenar ese comportamiento impulsivo y compulsivo de un juego totalmente vacío.

Hoy en día los niños no necesitan muchos juguetes, ¡necesitan tiempo y disponibilidad de su gente mas cercana para sentarse a jugar con ellos!

Compartir

Compartir Post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos Posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.