Una fiesta diferente

Una fiesta diferente

Una fiesta diferente

By: Galia Kleiman

IG: @babylovesfood

Hace poco estaba estaba escribiendo aqui en el blog la receta de los pastelitos de zanahoria del primer cumpleaños de mi hija, el tiempo pasó rapidísimo y ahora que cumplió dos años, voy a contarles sobre su primera fiesta.

Me encanta la idea de consentir a los niños el dia de su cumpleaños, hacerlos sentir muy especiales y apapacharlos mucho. En nuestra sociedad tenemos la idea de que si los niños comen golosinas y dulces procesados van a ser mas felices, pero en mi opinion hay mejores maneras de festejarlos.

Todos los padres conocemos bien los estragos de las fiestas de cumpleaños, despues del pastel, los dulces y el show con musica a todo volumen, los niños acaban exaustos, malhumorados y descontrolados.

Yo quería una celebración con comida deliciosa y una que otra golosina, sin comprometer su sistema inmunológico con toneladas de azucar y con actividades apropiadas para la edad de los niños sin sobre estimularlos.

Preparé algunas cosas en casa y busqué tambien opciones que pudiera comprar. Les comparto algunas ideas.

El menú consistió en rebanadas de pavo al horno, que se pueden servir frias, ensalada de quinoa con pistaches y arándanos, banderitas de tomatitos con mozarela y albahaca.

De botana serví chips de camote y betabél, mandarinas, palomitas con sal de mar y tartitas de almendra con cacao. Todo esto lo compré. El pastél fue de zanahoria y pusimos un carrito de helados que fue la golosina que endulzó la fiesta.

Como actividad les dimos a los niños tierra organica, macetitas y semillas de alfalfa, las cuales sembraron y se llevaron para que germinaran en sus casas. A los niños les encantó jugar con la tierra, aprendieron la conección que existe entre sembrar y crecer una plantita y el simple contacto con la tierra les dio la oportunidad de enriqueser su flora intestinal pues en la tierra viven algunas bacterias muy benéficas para nuestro organismo.

Al final de la fiesta les dimos una bolsita con varios juguetes pequeñitos como un pollito de cuerda, una plantita que crece al mojarla y pelotas rebotonas.

Fue una fiesta sencilla, pero los niños estuvieron felices, no hubo berrinches ni peleas, ninguno preguntó por mas dulces y todos comieron bastante bien.

Hace cincuenta años en cualquier evento social se fumaban cigarrillos, las mamas fumaban embarazadas y junto a sus hijos. Hoy en dia eso es casi impensable. Del mismo modo, creo que dentro de 20 años vamos a mirar atrás con asombro la cantidad de azúcar que sin pensarlo, les dabamos a los niños en las fiestas y vamos a decir: ¿Porqué haciamos eso?

Compartir

Compartir Post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos Posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.